La reina Isabel celebrará su cumpleaños con señales de cambio

Isabel II cumple noventa y dos años el próximo veintiuno de abril y festejara en un salon para fiestas en belgrano y lejos de portarse con la seriedad que frecuentemente se asocia a personas de su edad y rango, la monarca británica semeja apuntarse a los aires de cambio que los miembros más jóvenes de la familia están imponiendo en la corporación y festejara en un salon eventos corporativos. Su longevidad bien se merece un concierto y su nueva modernidad la inclina a que sea público y con algo de marcha. Conque exactamente el mismo día de su aniversario va a poder soplar las candelas con ritmo pop en un acontecimiento musical que se festejará en el Royal Albert Hall de la ciudad de Londres y en el que está prevista la actuación de estrellas de la canción como Kylie Minogue, Tom Jones, Sting, Shawn Mendes, Craig David, Shaggy, Ladysmityh Black Mambazo o bien Anne Marie.

Conforme se ha hecho público en un comunicado emitido por el Palacio de Buckingham a la cita asistirán “muchos miembros de la familia real”, si bien no se detallan nombres. Las entradas están en venta para el público y a esta celebración se sumará asimismo un singular efectuado por BBC One sobre el papel de Isabel II en la Commonwealth a lo largo de los últimos sesenta años. Un programa para el que el comunicador de informativos George Alagiah ha viajado por todo el planeta visitando muchos de los países que pertenecen a esta mancomunidad de naciones. El comunicador ha detallado en un comunicado que “lo que vamos a ver en este documento es la transformación de una mujer joven y tímida en una figura capaz de tener el respeto de líderes de todo el mundo”.

Tras un atareado mes de celebraciones en el mes de abril, en el que asimismo está prevista la llegada del nuevo bisnieto de la reina, el tercer hijo del príncipe Guillermo y Kate Middleton; va a llegar el diecinueve de mayo la boda de su nieto el príncipe Enrique con la exactriz Meghan Markle. Con la mejora de la climatología la veterana reina volverá a rememorar su aniversario en el primer mes del verano con la tradicional Trooping the Color, una liturgia efectuada por los regimientos del Ejército británico y de otros países de la Commonwealth, que se festeja todos los años un sábado del mes de junio. A lo largo del acto, la reina recorre la en el centro calle londinense The Mall desde el palacio de Buckingham hasta Horse Guards Parade escoltada por los regimientos más viejos del ejército británico.Isabel II ayer durante su visita a la Real Academia de las Artes de Londres con motivo de su 250 aniversario.

En los últimos tiempos resultan ya frecuentes los ademanes de Isabel II que patentizan una modernización de la corporación que representa. Los más evidentes han venido unidos al compromiso de su nieto, el principe Enrique –quien, hasta el nacimiento de su nuevo sobrino, ocupa el quinto sitio en la línea de sucesión de la corona– con la exactriz Meghan Markle, divorciada y de ascendencia afroamericana. Exactamente con ella la reina ha tenido detalles inusuales hasta el momento. Por poner un ejemplo saltarse las pasadas Navidades la regla no escrita de no compartir las fiestas familiares capitaneadas por ella con futuros miembros de la familia hasta el momento en que no hayan contraido matrimonio. Meghan Markle acompañó a su prometido al tradicional almuerzo que la familia Windsor festeja en el palacio de Buckingham como inicio de la Navidad y, días después, estuvo de nuevo entre ellos en el tradicional servicio religioso de Navidad festejado en la iglesia de Santa Magdalena, en la propiedad de la reina en Sandringham.

La reina Isabel asimismo sorprendió a propios y extraños sentándose por vez primera en sus noventa y uno años de vida en la primera fila de los desfiles de la última Semana de la Moda de la ciudad de Londres, festejada el mes pasado de febrero. Allá se la pudo retratar sonriente y relajada al lado de la directiva de la edición estadounidense de la gaceta Vogue, Anne Wintour. E inclusive efectuó una visita por su backstage de la mano de la directiva del Consejo de la Moda Británico (BFC, en su iniciales en inglés), Caroline Rush.

Si bien no muchos son los miembros de la familia real británica activos en redes sociales, la representante de la casa Windsor no es extraña a ellas. En el mes de octubre de dos mil catorce, con ochenta y ocho años de edad, Isabel II mandó su primer tweet y con ocasión de su noventa aniversario aun se dejó retratar mandando un mensaje de agradecimiento a todos los que le habían felicitado, desde una tablet regalo de su nieto Guilermo. La cuenta oficial del Palacio de Buckingham lo dejo claro: la tuitera era la reina y allá estaba , en una de las salas del castillo de Windsord, vestida con uno de sus tradicionales vestidos, a puntito de darle al botón de “mandar”.

Los tiempos cambian y la monarca británica semeja resuelta a no darles la espalda. De ahí que va amoldando ciertos de sus comportamientos a una sociedad en evolución mas sin prescindir de las costumbres que han transformado a la monarquía británica en una de las más sólidas del planeta, pese a haber vivido temporadas convulsas durante su historia que hicieron meditar en un declive sin retorno.