Cruceros: ¿qué hay que tener en cuenta antes de abordarlos?

0013200583Los cruceros se han vuelto una opción muy solicitada de vacaciones en familia, en pareja o solos, con la idea de vivir nuevas experiencias. Se presentan como un gran hotel de lujo flotante con variadas actividades y opciones de entretenimiento, para que al recorrer las enormes distancias uno nunca se aburra. La mayoría de los viajes incluyen paradas de al menos un destino por día, con vía libre para recorrer y hacia el final del día, regresar al gigante a cenar y descansar, mientras se desplaza hacia el próximo lugar.

El viaje suena tentador en todo sentido, porque allí la única preocupación es decidir a que piscina ir, cual es el menú de la noche o que vista será la mejor para el atardecer. Esas vacaciones soñadas son posibles siempre y cuando uno no se deje sorprender con esos pequeños detalles que hacen la diferencia entre un crucero corriente y la mejor experiencia en alta mar.

En esta nota destacamos los detalles que tenés que tener en cuenta cuando contratás un crucero y como aprovechar al máximo sus beneficios.

Detalles de la tarifa

La letra chica de todo contrato de viaje siempre es importante porque muchos de los servicios que son indispensables a veces no están incluidos, como la conexión a Internet. En los barcos la conexión es satelital, generalmente de mala calidad, sumamente costosa y muchas veces nula, sobre todo los días de navegación. Por ello hay que saber que lo normal es estar varios días desconectados y avisar a los que esperan noticias que éstas no serán muy frecuentes.

Otro costo en el que no hay que escatimar es en la cabina. Uno tiende a pensar que no hace falta invertir aquí, si tan solo es el lugar en donde se duerme. Pero es mucho más que eso, es el único sitio donde hallamos silencio y desconexión en soledad, por eso vale la pena pagar la diferencia por una cabina con balcón. Así se aprecia más el paisaje y no se hace tan larga la navegación ya que tenemos nuestro propio rincón para disfrutar el paisaje.

Antes de abordar siempre es posible pre-pagar paquetes de comidas y bebidas. Las bebidas alcohólicas suelen ser muy caras y en cualquier momento de ocio es normal sentirse tentado de una cerveza o un trago. Lo ideal entonces es comprar un paquete con tragos, al igual que las bebidas para niños, averiguar cuantas se incluyen en la tarifa, así como los snacks. Cualquier gasto extra siempre se hace sentir.

El disfrute a bordo

El buffet generalmente es variado y delicioso. Ante todo si uno requiere dieta especial (diabéticos, celíacos, etc.) avisar de antemano porque no siempre puede estar la opción que necesitamos. Luego hay que dominar la tentación con tanta buena comida y ser medidos, evitar verduras y pescados crudos como mariscos. Algunos alimentos pueden ser focos de infecciones y nada peor que sentirse mal en un barco con el agregado nada bueno del incesante bamboleo de las olas.

El gimnasio es clave. Siempre es un buen lugar para despejarse y que no suele ser tan concurrido. Entonces hay debe llevar ropa adecuada (la exigen) para usarlo aunque más no sea para caminar un rato en la cinta. Cuando hay muchas horas de navegación por delante cualquier distracción es bienvenida.

Los mareos a bordo pueden darse dependiendo del circuito y sobre todo al principio de la navegación, hasta que uno se acostumbra al movimiento. No todas las aguas son iguales en sus corrientes y oleaje, sumando además las condiciones meteorológicas que pueden aumentar el movimiento. Por eso hay que informarse de cómo será el viaje, es bien sabido por ejemplo, que los cruceros al sur no son aptos para estómagos sensibles. Aunque hay personal medico a disposición durante todo el día, conviene llevarse los medicamentos que uno conoce para estos malestares. Ningún barco por más grande que sea está exento del vaivén, a pesar de que cuentan con modernos sistemas de estabilización.

Tags:  cruceros al caribecelebrity cruise, cruceros por el caribe