Ford Fiesta ST

DISEÑO
Lo primero que destaca cuando ves el Fiesta ST es su gran parrilla que, a diferencia de las otras versiones de este auto, tiene forma de panal y es totalmente negra (sin detalles en cromo). Aunque para algunos este es un detalle mínimo, para los fanáticos de los deportivos representa tan sólo una pista de lo que este hatchback esconde bajo el cofre.

Al frente predominan también sus alargados faros, que en este caso son sólo de halógeno y no tienen luces de día LED, y resalta también una toma de aire que está flanqueada por los faros de niebla.

En el interior también se siente el tono deportivo del coche. Los asientos Recaro de doble tono, que combinan piel y tela, tienen forma de cubo, lo que brinda un excelente soporte cuando manejas de forma más agresiva o en pista.

En general, el diseño del panel de instrumentos es bastante minimalista y tiene sólo lo necesario, como el tacómetro y el velocímetro, y no hay elementos de más que distraigan al conductor. En el tablero destaca una gran pantalla de 6.5 pulgadas, que es táctil y despliega el sistema MyFord Touch.

En todo el auto hay detalles que indican que se trata de una versión especial, como los logos ST en la parrilla, la cajuela y el volante, la doble salida de escape cromada, rines de diseño especial ST con neumaticos fate o neumaticos goodyear o cubiertas firestone y estribos en los laterales, que hacen que el coche luzca aún más bajo.

FUNCIONES
Gracias al sistema MyFord Touch, que se despliega en la pantalla táctil a color de 6.5 pulgadas, el Fiesta ST cuenta con un gran equipo de infoentretenimiento. De entrada puedes enlazar tu Smartphone vía Bluetooth para poder controlarlo desde el display del tablero. Puedes hacer llamadas, ver tu agenda, asignar números favoritos e incluso enviar y recibir mensajes de texto SMS. Esta conexión también te permite escuchar la música que tienes almacenada en tu teléfono o usar Spotify y que todo suene en las bocinas del Fiesta.

Desde la pantalla también puedes elegir la fuente de audio que quieres tocar, configurar todo el sistema y, si conectas una banda ancha móvil en un puerto USB o compartes el internet de tu celular, el Fiesta se convierte en un hotspot para que las personas que viajan contigo puedan tener internet.

Una función bastante interesante es MyKey, que te permite limitar la velocidad y el volumen del audio del coche en caso de que se lo prestes a alguien más y así puedas estar tranquilo.

El Fiesta ST cuenta con una segunda pantalla, ubicada entre el tacómetro y el velocímetro, que brinda información sobre el consumo de gasolina, velocidad promedio y autonomía del auto, entre otros datos.

Además, en una de las esquinas aparece una flecha que indica cuándo es el momento adecuado para cambiar de velocidad y así optimizar el consumo de combustible.

CONTROLES
En este apartado el fiesta se defiende bien. Todo lo que puedes hacer en la pantalla se controla directamente desde ésta, ya que es táctil. El volante, por su parte, es multifuncional y cuenta con dos pads (uno de cada lado). El que está a la izquierda sirve para manipular el audio: puedes modular el volumen y adelantar o atrasar una canción, pero también para contestar y finalizar llamadas. Además, tiene un botón dedicado para los comandos de voz.

Mientras que el pad que está del lado derecho sirve para realizar los ajustes del control de velocidad crucero, que es el que sirve para fijar una velocidad constante y es muy útil en la carretera, pues te permite despegar el pie del acelerador.

Gracias a la integración del sistema Sync, que es potencializado por Microsoft, el Fiesta ST cuenta con comandos de voz, lo que te permite mantener las manos en el volante en todo momento para que no te distraigas con la pantalla táctil.

CONECTIVIDAD
El Fiesta ST está bien armado en este aspecto. Cuenta con conexión Bluetooth, dos puertos USB, ranura para tarjetas SD y una entrada auxiliar de 3.5mm, que es como la de los audífonos y que te permite conectar cualquier reproductor musical al auto.

EQUIPO DE SONIDO
Como en otros modelos de Ford, este hatchback cuenta con sonido Sony. En el habitáculo hay un total de ocho bocinas —más que suficientes para el tamaño del auto.

Puedes reproducir música desde un disco compacto, memorias USB, tarjetas SD o conectando un reproductor a través de la entrada auxiliar. Gracias a su conexión Bluetooth, también puedes escuchar lo que tengas almacenado en tu smartphone o reproducir música en apps como Spotify o Rdio y que ésta se escuche en el sistema de sonido del ST.

Por supuesto, cuenta con radio AM/FM.

ASISTENTES
El Fiesta ST es un auto rápido y diverido, sí, pero también seguro. Cuenta con frenos ABS, control de tracción y control dinámico de estabilidad, siete bolsas de aire y un asistente que te ayuda a arrancar el coche en subidas (para que no se te vaya hacia atrás cuanto sueltas el pedal del freno para acelerar.

EXPERIENCIA DE USO
Finalmente, hablemos de los fierros, el Fiesta ST cuenta con un potente motor turbocargado de cuatro cilindros y 1.6 litros que es capaz de desarrollar 197 caballos de fuerza, más que suficientes para hacer de este pequeño hatchback un auto súper divertido y emocionante que puede acelerar de 0 a 100 en unos siete segundos y superar los 200 km/h de velocidad máxima.

Ford se encargó de que el turbo se haga presente no sólo en la sensación de aceleración, sino también en el sonido, por lo que, si manejas con las ventanas abajo puedes escuchar la perfección este sistema que se convierte en una gran sinfonía cuando se combina con el ronrroneo de su escape doble.

Desde que te subes al auto y te sientas en los asientos Recaro de tipo cubo, que brindan un excelente soporte en todo momento, todo te indica que estás en un deportivo, pero lo verdaderamente emocionante viene desde que metes primera y sientes el empujón de potencia de su motor EcoBoost, que hace una excelente comunión con su caja manual de seis velocidades, cuyos cambios son cortos y se hacen con mucha precisión.

Sin duda, el Ford fiesta ST llegará a México para convertirse en uno de los autos favoritos de los amantes de los hatchback y tiene todo para poner a temblar a sus competidores de marcas europeas.

Reseña Ford Fusion Titanium 2017

Llantas Precios

Probé la versión renovada de Ford Fusion con llantas kumho, que ya consideraba un auto sorprendente, sin embargo, con los cambios que la marca del óvalo hizo ahora es espectacular.

Cambios que engrandecen

Primero hay que ser claros: se trata de un Facelift para este auto, eso quiere decir que no es un cambio de generación, sino que la actual recibió una evolución en términos de diseño, desempeño, equipamiento y prestaciones.

Por supuesto, uno de los cambios más significativos está en los juegos de luces. El frontal es más afilado y tiene mucha más tecnología, pues encontramos luces de día en LED, de las cuales vale la pena destacar que se convierten también en las direccionales, dando un toque de diseño simplemente espectacular; también tenemos las luces de crucero y las de niebla con esta tecnología, lo cual se traduce en seguridad, ya que este tipo de faros ofrecen un espectro de luz más amplio, claro y, por supuesto, con mayor distancia.

En la parte posterior del Fusion también hay cambios, las luces integran LED y tienen un diseño más afilado que lo hacen ver mucho más moderno. Me gusta que tiene doble salida de escape y un pequeño alerón que está sobre la cajuela, que es discreto, sí, pero aporta un toque deportivo.

Del exterior destaca un nuevo diseño de rines, que son bitonos y de 19 pulgadas. También aportan deportividad. Sin duda, estos cambios dan una importante refrescada al Ford Fusion, cuyo nuevo diseño fue mostrado apenas a principios de este año en el Autoshow de Detroit y ya lo tenemos en México.

Cambios que funcionan

Destacan la calidad de los materiales que Ford usó para el nuevo Fusion, tenemos asientos de piel con calefacción, plásticos suaves al tacto e insertos tipo aluminio.

Sin embargo, son tres cosas las que más me gustan:

1.- Ford eliminó la palanca de velocidades e implementó un dial selector, un gran acierto en términos de diseño y funcionalidad.

2.- El diseño interior es minimalista, limpio y ergonómico.

3.- Regresaron los botones físicos para el control del sistema de sonido y el aire acondicionado. Gran acierto.

En cuanto al habitáculo, creo que este es un auto amplio, en el que tanto quienes viajan en la parte delantera como quienes lo hacen atrás irán cómodos y con suficiente espacio.

El coche-gadget

Fusion se destaca por su alto equipamiento en este apartado y en su nueva versión también hay mucha tecnología.

Me gusta que cuenta con SYNC 3, que es mucho más intuitivo y fácil de usar que la generación anterior. Los menús son claros y la sensibilidad de la pantalla es mejor, así que causa menos distracciones y en general es más fácil de manipular.

Vale la pena resaltar que el nuevo software fue desarrollado por QNX, empresa que diseñó, por ejemplo, el sistema operativo BlackBerry 10. Además, SYNC 3 es compatible con Android Auto y Apple CarPlay, las versiones para automóviles de los sistemas operativos móviles más usados en el mundo.

Gracias a SYNC puedes manipular la pantalla táctil de ocho pulgadas con la que cuenta este Fusion, puedes configurar el sistema de sonido, que por cierto está firmado por Sony y conformado por 12 bocinas; también puedes acceder al sistema de navegación con GPS, que es sencillo de configurar y te permite ver diferentes opciones de ruta; a un control más completo del sistema de aire acondicionado y, por supuesto, a todo lo que tiene que ver con el teléfono que tienes conectado vía Bluetooth. Además puedes entrar a diversas configuraciones del coche, como la conectividad Wi-Fi, la personalización de la iluminación interior y de la propia pantalla.

Pero lo mejor es que prácticamente todas las opciones de la pantalla pueden controlarse a través de comandos de voz, para aumentar la seguridad, y si conectas tu teléfono Apple o alguno con sistema operativo Android podrás usar Siri o los comandos de voz de Google con tan sólo al presionar el botón que está en el volante.

Destaca también el clúster de instrumentos, que es igual al de la generación anterior: el único elemento análogo es el velocímetro, que está al centro y flanqueado por un par de pantallas que se controlan desde el volante y ofrecen diferentes tipos de información. La de la izquierda es para información y configuración y la de la derecha es como un espejo de la pantalla táctil y SYNC 3 para causar menos distracciones.

En el volante encontramos de todo, desde control de audio hasta el control de velocidad crucero y dos pads para controlar las pantallas del centro de instrumentos, además de botones para contestar y finalizar llamadas.

Pero eso no es todo, este Fusion está equipado con lo más reciente desarrollado por Ford, eso incluye sistemas tecnológicos que proveen seguridad activa, eso quiere decir que funcionan mientras manejas y pueden llegar a intervenir para evitar un accidente. Destacan el sistema de asistencia y preservación de carril, que detecta en qué carril vas y, si te desvías, puede alertarte o incluso intervenir para regresar sólo a tu carril, todo depende de cómo lo configures.

También tiene sistema de monitoreo de autos en punto ciego (BLIS), el cual enciende un foquito amarillo en los espejos laterales si es que viene un auto cerca de ti que quizá no hayas detectado y, finalmente, cuenta con Alerta de Tráfico Transversal, éste funciona, por ejemplo, cuando sales de una cochera o de un lugar de estacionamiento en un centro comercial y no has visto o tienes poca visibilidad de ver los coches que vienen sobre la calle, entonces el Fusion te avisa para que puedas frenar o incluso lo hace por ti.

Pero la tecnología más emocionante que ofrece este auto es la posibilidad de estacionarse solo, eso es gracias a la asistencia activa de estacionamiento optimizada, que ahora funciona de dos formas, ya que puede estacionarse en paralelo, como lo harías sobre una banqueta, o en perpendicular, como lo harías en un estacionamiento. Es como magia.

EcoBoost = adrenalina

Sin duda, una de las cosas que más disfruté en la semana que pasé a bordo del nuevo Fusion fue la experiencia de manejo que brinda. La versión Titanium, la que probé, cuenta con motor EcoBoost de cuatro cilindros, es turbocargado y ofrece 240 caballos de fuerza, además de toda la emoción que un auto con turbocargador puede brindar.

Además, cuenta con un botón que lo pone en modo Sport y entrega toda la potencia, con lo cual es mucho más divertido manejarlo. La aceleración es muy buena, el turbo lag es poco perceptible y en las recuperaciones el coche también acelera y responde bastante bien.

En ningún momento Fusion se siente lento o pesado y la experiencia de manejo es ágil y hasta cierto punto dinámica, aunque no estamos hablando de un auto deportivo. En carretera se maneja muy bien, el ruido exterior se percibe muy poco y me parece que la suspensión está bien balanceada para brindar un manejo cómodo que puede llevarse al límite.

El motor se complementa con una caja automática de seis velocidades, que se puede manejar en modo manual gracias a las paletas de cambio que tiene en el volante.

Por cierto, lo que no nos había gustado del modelo anterior quedó resuelto con este Facelift: regresaron los bonotes físicos para la consola central y los faros, que eran de halógeno, ahora son LED.

Esta fue la reseña del nuevo Ford Fusion, un auto que sorprende por su nivel de equipamiento, desempeño y tecnología, que bien pueden ponerlo a competir con cualquier marca Premium.

Tag: llantas goodyear precios