Protesta en ‘la zapatería’ de Inditex

Los trabajadores de Tempe, la empresa que distribuye el calzado del grupo Inditex, se concentrarán frente a la principal tienda Zara de Alicante en señal de protesta el próximo miércoles para protestar por que cobran menos y hacen más horas que en el resto de centros logísticos del buque insignia del textil español, propietario de Zara o Massimo Dutti, según ha criticado hoy Comisiones Obreras. Los 1.600 empleados de Tempe, localizada en Elche (Alicante) y participada en un 50% por Inditex, sufren una discriminación de entre 5.000 y 6.000 euros anuales con respecto a centros logísticos similares del grupo, según CCOO.

Tempe es la única empresa del grupo Inditex donde no hay un pacto entre empresa y trabajadores. Se rige actualmente por el convenio del comercio y calzado de la provincia de Alicante, pese a ser responsable de la distribución de casi 60 millones de pares de zapatos de mujer  a lo largo de las más de 6.683 tiendas que el grupo fundado por Amancio Ortega posee en 88 países.

Cada uno de los 750 mozos-operarios en el centro de Elche cobra de media 16.000 euros anuales frente a los 21.700 de salario que disfrutaría por trabajar en el centro logístico de Madrid, la Plataforma Meco, o los 22.500 euros que ganaría en Zaragoza, en la Plataforma Europa. Los primeros trabajan una media de 1.800 horas anuales; los segundos, entre 1.776 y 1.784 horas.¿Dónde compra Sarkozy sus zapatos de tacón?

En la comparativa, Elche pierde también contra Madrid en subida salarial –un 0,3% frente a un 3,9- teniendo el mismo número de trabajadores. Según CCOO, Tempe solo gana en beneficios: en 2014, generó 83 millones de euros y Meco hizo 5,3 millones. La discriminación también va más allá de lo salarial: las ayudas sociales por guardería o hijo discapacitado, por ejemplo, no están implementadas en Tempe.

Inditex, al igual que Tempe, no ha querido hacer declaración alguna al respecto. Ambas comparten el accionariado a partes iguales. A diferencia del resto de empresas que conforman el conglomerado gallego, la alicantina es la única mercantil del grupo en la que la empresa matriz no tiene una participación superior a la mitad del accionariado.

“Somos de Inditex para las obligaciones y de Tempe para los derechos”, resume un trabajador. La frase, explica, es un mantra entre muchos empleados de esta mercantil ubicada en el polígono de Torrellano, pero con domicilio social en Artetxo (A Coruña), localidad donde se afinca el grupo al completo.

Elche concentra, junto a otras poblaciones del entorno, el grueso del sector del calzado español. Inditex aterrizó allí en 1989 y compró la mitad de una pequeña empresa levantada por Vicente García, cuya familia es dueña de la empresa de calzado infantil, Garvalín. Un año después la primera colección de calzado de Tempe llegaba a la sección de niño de las tiendas Zara.

Hoy este centro logístico es el responsable del diseño de todos los zapatos expuestos en las tiendas de Bershka, Pull&Bear o Stradivarius. El 50% de su producción se realiza en Vietnam, según fuentes consultadas de la empresa, y se remata en Elche. En 2002, Tempe creó el centro logístico que da servicio a la totalidad de Inditex y sus ocho cadenas de tiendas, comenzando un ciclo expansivo que llevó a la empresa a crear centros en México, Brasil, China e India.

Tag: zapatos mujer